QUE EL FEMINISMO BURGUÉS NO NOS ROBE EL 8 DE MARZO.

Ante las memeces que leo estos días con motivo del día de la mujer trabajadora quiero recordar que lo que conmemoramos es la lucha de mujeres obreras por la dignidad de todos los trabajadores fueran hombres o mujeres. Luchaban por tener 10 horas de jornada laboral y luchaban para poder amamantar a sus hijos. Este ultimo detalle se le ha olvidado al feminismo burgués que quiere hacer de esta fiesta una lucha de autoafirmación frente al hombre. Quieren la independencia económica de la mujer en una sociedad donde a menudo se le roba el trabajo a los padres de familia para darselo a las madres o a mujeres que quisieran ser madres pero no pueden, con horarios imposibles y peor pagados. Esto es promoción de la mujer?. No señoras del PPSOE IU y demás….. mi marido y yo nos sostenemos económicamente y en todo lo demás el uno al otro. Unas veces he trabajado yo fuera y otras él. Unas veces he trabajado dentro y otras él. Intentando protagonizar el ritmo económico que nos marca el capital. Por lo que voy viendo no somos ni muchísimo menos un caso único: Sostenidos mutuamente para sacar adelante una comunidad de amor. De esto el feminismo burgués no sabe nada. Bien lo supieron las 100 mujeres que murieron en aquella fábrica incendiada por el patrón. Y lo sabían sus hijos y sus maridos. No quiero prescindir en esta fiesta de mis compañeros de viaje los hombres. Cada vez más hombres condenados al paro hacen “trabajos de mujeres” sin quejarse mientras sus mujeres ganan el sustento familiar. Los quiero como compañeros de lucha. No son mis enemigos. Las luchas obreras no se entienden sin la familia. Ahora con los sindicatos traidores y los partidos corruptos nos queda la familia solidaria que construya nuevas organizaciones que luchen por la dignidad del trabajo. Desde el Sur nos llegan algunas pistas…. vamos a seguirlas.
Mónica Prieto