Importar mano de obra de África y Asia por envejecimiento de plantillas

Un informe encargado por la CEOE sobre el envejecimiento de la
población y su incidencia en materia de prevención, del que es autor
Jesús Barceló Fernández, profesor de Derecho del Trabajo y la Seguridad 
Social en la Universidad de Barcelona, constata que las empresas
españolas contarán en la próximo decenio con plantillas muy envejecidas
y por ello habrán de importar mano de obra de países con altos índices
de natalidad, tanto de África como del sur de Asia.


El experto, que ha presentado hoy su informe en la sede de la
Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), en un acto presidido
por su máxima responsable, Ángela de Miguel, ha advertido del problema
que plantea la baja tasa de natalidad en España y resto de Europa, por
debajo de un hijo y medio, “algo que no va a cambir y que impide que
aumente la población, para lo que se precisa de más de dos hijos”, con
lo que sus efectos se dejarán notar en nuestro país cuando, en cinco o
diez años, la generación del ‘Baby Boom’ se encuentre en edad de
jubilación.


Por ello, Jesús Barceló, en declaraciones recogidas por Europa Press,
vaticina que las empresas españolas deberán rejuvenecer sus plantillas
con mano de obra procedente de África y el su de Asia, con altas tasas
de natalidad, y al mismo tiempo tendrán que gestionar de la mejor forma
posible la coexistencia entre sus empleados más veteranos y los recién
llegados, a quienes los primeros deberán transferir su experiencia y,
además, una cultura de la prevención.



“El problema radica en que si queremos traer este talento joven o
recuperar el talento exportado, tendremos que ser competitivos y, al
tiempo, lograr que la gente mayor siga siendo productiva”, objetivo este
último para el que ha recomendado pautar a los trabajadores veteranos
descansos adecuados para evitar la fatiga y los problemas
osteomusculares que pudieran ocasionarles ritmos de trabajo elevados.


  Y es que Barceló se ha mostrado categórico respecto del hecho de que si
la industria española no lograr atraer mano de obra joven de países con
más elevada natalidad no se conseguirá garantizar el relevo generacional
desde el punto de vista productivo.



  Junto a ello, el experto ha vaticinado que el envejecimiento de la
población en España obligará a incrementar aún más la edad de jubilación
ordinaria hasta los 69 ó 70 para mantener el actual sistema público de
pensiones, ampliándola así en dos o tres respecto de los 67 establecidos
a raíz de la ley 27/2011.

    “La esperanza de vida con buena salud está en diez años a partir de
los 65, no los 25 que se calculaba, y ésta además ha bajado dos años con
motivo de la crisis económica como consecuencia del estrés y el
empeoramiento de las condiciones sanitarias”, ha concluido Barceló.