En España no ha habido ningún condenado por trata para la explotación laboral


La trata de personas -segundo negocio criminal a nivel mundial- ocurre en un contexto global de esclavitud y explotación, que se legalizan y legitiman con las nuevas leyes laborales y la economía mafiosa incluida en las cuentas nacionales de un país.

La mayoría de las víctimas en Europa proviene de países empobrecidos: turismo sexual en Asia e Iberoamérica; explotación directa o indirecta de seres humanos en países como Bangladesh, Argentina, Brasil, India. A mediados de marzo del 2013, fue clausurado en Buenos Aires un taller clandestino de Zara.

La trata es un negocio y las mafias mueven más de 25.000$ millones, conjuntamente con otros negocios ilegales. Este dinero puede blanquearse y “perpetuar un ciclo de criminalidad” gracias a que la mafia está institucionalizada con leyes laborales y políticas de migración restrictivas, la falta de voluntad política para combatir la trata, la traición de los sindicatos, la complicidad de los medios de comunicación…

Debemos denunciar los mecanismos opresores internacionales que generan hambre, paro y esclavitud y que son imprescindibles en la concepción mafiosa de la economía. Ante la flagrante hipocresía de la UE y al gobierno español, que en la práctica no toman medidas reales para acabar con la esclavitud, la explotación y trata de seres humanos, debemos exigir que la UE y el gobierno español reconozcan a las víctimas de la trata y las dejen de penalizar con sus leyes y políticas migratorias. Igualmente debemos exigir que se condene con cárcel y con decomiso de capitales a los traficantes y a los demandantes de trabajo esclavo y prostitución.