El Banco Central Europeo no es de fiar

El Banco Central Europeo concentra el poder en muy pocas manos y está al dictado de los grandes poderes económicos y financieros transnacionales. Alemania es el país con mayor poder decisorio al aportar casi el 20% de su capital.

Los miembros del Comité Ejecutivo, los que de verdad mandan, son todos “ilustres” provenientes de la banca, como Duisenberg, que estuvo en el Fondo Monetario Internacional; su sucesor Trichet, invitado al Grupo de Bilderberg; y el actual presidente, Mario Draghi, que fue Director ejecutivo del Banco Mundial, y Vicepresidente y director general de Goldman Sachs International.

Así se explica el que los ministros de economía de la UE aprobaran el acuerdo sobre el supervisor bancario único de la eurozona, por el cual el BCE, a través del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), supervisará los bancos cuyos activos superen los 30.000 millones de euros o el 20 % del PIB del país. Esto significa el control por el BCE de 200 entidades. En el caso español eso supone el 95% del sistema financiero. Sin embargo, Alemania va a mantener fuera de la supervisión y el control por parte del BCE nada menos que 400 bancos y cajas, cuyos activos no superan los 30.000 millones de euros.

A ello también obedece la reciente legislación conocida como two-pack, por la cual los Estados deberán enviar a la Comisión los Presupuestos, antes de su aprobación por los Parlamentos nacionales y someterse a un rescate en caso de que la Comisión lo “recomiende” cuando la situación financiera de un país suponga un “riesgo para la estabilidad” de la zona euro.

Afirmamos que la crisis ha sido la tapadera para acelerar todo este proceso de concentración de poder y riqueza que eufemísticamente denominan “integración de la UE”. Una disminución de la soberanía nacional de los países y menor democracia (formal) de la que ya tenemos.

No podemos seguir dejando la gestión de los asuntos públicos en manos de gobiernos vendidos a la banca y a las grandes corporaciones trasnacionales, porque eso supone más FMI, más BCE… por tanto, más hambrientos, explotados y esclavos en todo el mundo.