Comercio de armas: negocio para Europa, muerte para los pobres


Europa vende armas de forma directa o indirecta a los distintos bandos en conflictos armados. Los cinco principales exportadores son Estados Unidos, Rusia, Alemania, Francia y Reino Unido. Tres de los 5 primeros son de Europa. Las exportaciones de armas españolas se han disparado durante el primer semestre de este año, hasta sumar 1.821,4 millones de euros de facturación, un 194% más que en el mismo periodo del año pasado y solo 132 millones menos que en todo 2012.

Por ejemplo Europa ha sido el principal suministrador de armas de Libia en los últimos años.

Entre 2006 y 2009, los países europeos vendieron al régimen de Gadafi armamento por 1.400 millones. Luego la Unión Europea armó a los rebeldes y atacó por mar y aire a régimen que había armado.

El régimen sirio aumentó en un 580% sus importaciones de armamento en el periodo 2007-2011 con respecto al quinquenio anterior.

En Egipto, durante el primer semestre de este año —es decir, antes del golpe de Estado que derrocó al presidente Mohamed Morsi—, España exportó material de defensa a Egipto por 1,8 millones; en su mayor parte, vehículos militares (1,6 millones), pero también componentes de aeronaves (161.681 euros) y armas de menos de20 milímetros

Las exportaciones “legales” desde los países de la Unión Europea en el periodo 2006-2010, registraron compras por parte de: Arabia Saudí (12 billones de euros en gastos militares), Emiratos Árabes unidos (9 billones), India (5’6 billones), Pakistán (4 billones), Venezuela (1’6), China (1’2), Egipto (1’1), Libia (1) (La Stampa, 9 de septiembre).

Empresas como Hispasat o Indra son “estratégicas” para el Estado español y para Ia Banca. La segunda suministra la mayoría de componentes electrónicos a los grandes programas de armamentos que se producen en España: desde simuladores de vuelo, sistemas de tiro, dirección de misiles, defensa y guerra electrónica, tanto de aviones y helicópteros de combate, como de buques de guerra, misiles de todo tipo, blindados, patrulleras, control de fronteras, satélites militares y un sinfín de sistemas de armamentos. Las recientes transacciones de capital en Hispasat e Indra demuestran el interés de las entidades financieras y el trato de favor que reciben por parte del Estado.

General Dynamics de EEUU, que compró la fábrica española de armas Santa Bárbara, es uno de los mayores fabricantes de material bélico del mundo. El catálogo incluye desde armas convencionales hasta tanques, submarinos nucleares y misiles de largo alcance.

La inversión entre 2010 y 2012, alcanzó 235.000 millones de euros. Los bancos que más invierten en la industria de armamento y que encabezan el informe son Bank of America, BlackRock y JP Morgan Chase en EEUU, Royal Bank of Scotland del Reino Unido, la francesa BNP Paribas, Deutsche Bank y Mitsubishi UFJ Financial en Japón.